Libertad financiera

20 10 2011

Si a una persona se le pregunta  ¿cuál es su mayor sueño en la vida?, seguro que la mayoría contestará que quiere ser millonaria. Pero como no podemos vivir de sueños,  una opción factible es buscar nuestra libertad financiera, que es un concepto más importante que ser rico.

¿Qué significa la libertad financiera? Consiste en generar ingresos pasivos mayores a nuestros gastos. Es decir, lograr cubrir los gastos mensuales sin que dependan de ingresos provenientes de nuestro trabajo, sino de ingresos generados de nuestras inversiones.

El dinero sirve principalmente para: ganarlo, gastarlo, ahorrarlo o invertirlo. Dependerá de a qué etapa se le ponga mayor atención para tener las cuentas en rojo o en azul. En un mundo consumista como en el que vivimos muchas personas están atrapadas en trabajar más para ganar más y a la vez gastar más, y se olvidan de nociones como el ahorro y la inversión.

El camino que lleva a la libertad financiera no es corto ni fácil, pero vale la pena intentarlo. Comienza con una forma de pensar y de la manera  en que uno se relaciona con el dinero. La idea es no buscar administrar bien nuestro dinero solo cuando estemos en problemas, sino que debería ser un proceso constante y en todo momento.

¿Cómo empezar? El primer paso para alcanzar la libertad financiera es lograr generar ingresos  que nos permitan ahorrar y poder invertir.  Es factible obtener suficientes ingresos mediante un empleo, sin embargo, lo recomendable es hacerlo a través de un negocio propio. En esta etapa, no es necesario lograr altos ingresos, sino solo los necesarios para ahorrar y empezar a invertir.

El segundo paso es justamente lograr un ahorro a partir de los ingresos que genere. Tal vez esta sea la parte más difícil del proceso porque significa no gastar todo lo que obtenga, sino controlar nuestros gastos y ahorrar todo lo que se pueda. Acá ayuda tener un presupuesto para saber en qué se gasta y qué gastos se pueden evitar. Algunas personas, a fin de mes, separan un 10% de su sueldo y no lo tocan para nada, para ellos ese es su ahorro sistemático y ajustan su presupuesto con lo que les queda.

El último paso es realizar inversiones que nos aseguren ingresos pasivos que puedan cubrir nuestros gastos y así poder lograr nuestra libertad financiera. Por lo general, hay dos tipos de activos en que invertir: los activos que generan ingresos pasivos y los que generan ingresos de capital.

Los primeros son los que generan ingresos constantes sin que se tenga que hacer mucho por ellos, como por ejemplo inversiones en acciones que distribuyen dividendos, propiedades en alquiler o negocios en los que no participemos activamente. Los segundos, son activos que al pasar el tiempo aumentan de valor y cuando se realizan dan ganancias, como las acciones bursátiles, bonos del Tesoro, fondos de inversión o propiedades en venta, etc.  Luego de obtener  nuestras primeras ganancias lo ideal es que estas se reinviertan en adquirir nuevos activos.

Obviamente, con la incertidumbre que está viviendo el mundo debemos elegir con cuidado las opciones en las que apostaremos nuestro dinero para obtener buenos rendimientos. Acá ayuda hablar con personas que conozcan sobre inversiones para escuchar sus consejos.
No pierda el tiempo y empiece a juntar un capital para invertirlo de manera inteligente. Haga que el dinero trabaje para usted y con una actitud ganadora y perseverancia verá que puede alcanzar su libertad financiera.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: