5 grandes promesas publicitarias “cuestionadas” por el público

29 01 2011


Las aguas embotelladas son el centro de las miradas, debido a que se descubre que una de ellas no era lo que realmente promocionaba.

Eso fue lo que le ocurrió, por ejemplo, a The Coca-Cola Company en Inglaterra. En 2004 se descubrió que una de sus aguas embotelladas, promocionadas como “pura”, era realmente agua potable, tratada con elementos especiales.

El caso más llamativo, eso sí, es el del agua noruega Voss. Durante muchos años, se ha vendido como un producto que “por siglos ha estado protegida bajo hielo y roca, en intactas tierras salvajes del centro de Noruega” y que también cuenta con propiedades para mejorar la calidad de la piel e incluso la concentración. Todo eso fue refutado por un canal de TV que emitió un reportaje en el que aseguraban que el agua provenía de un grifo de agua corriente del pueblo noruego de Iveland.
La máquina del depilado permanente

Cuando comenzaron a aparecer las primeras imágenes de la campaña publicitaria de la máquina depiladora No!No!, automáticamente se convirtió en la obsesión de muchas mujeres, debido a que el producto prometía, entre otras cosas, una depilación rápida, indolora y -lo más importante- definitiva.

Finalmente la maravilla no era tal y las constantes quejas de las consumidoras del artefacto -que costaba el triple que una depiladora normal- llevaron a compañías como El Corte Inglés de España a emitir rectificaciones y a reconocer que no era un sistema de depilación definitivo, sino “de larga duración”.
El aprendizaje de idiomas en el sueño

La cultura popular decía que hasta el mismísimo Papa Juan Pablo II había aprendido a hablar distintos idiomas gracias a la hipnopedia, o educación a través de los sueños. Durante los años 70 y 80, fueron miles las personas que creyeron que escuchando grabaciones podrían ser capaces de dominar cualquier idioma, por lo que no dudaron en comprar los casetes que ofrecían este método.

Hoy, la técnica es plenamente rechazada por la comunidad médica internacional, ya que es clínicamente improbable. “La verdad es que no existe evidencia científica que demuestre que eso pueda ocurrir”, asegura el doctor Leonardo Serra, presidente de la Sociedad Chilena de Medicina del Sueño. El neurólogo agrega que, cuando una persona está dormida, su cerebro está menos consciente de su entorno, lo que implica que no puede “aprender”. Por lo mismo, si escucha un ruido, seguramente lo interpretará de otra manera. Para graficar la idea, el especialista pone como ejemplo el despertador por las mañanas: “Cuando las personas lo escuchan, el cerebro lo incorpora en los sueños y, al principio, parece que están escuchando cualquier sonido fuerte, como campanas, pero no un despertador”, asegura.
Zapatillas para tonificar el cuerpo en tela de juicio

La promesa es clara: tonificar piernas y glúteos simplemente al caminar. Algunos de los fabricantes de zapatillas más importantes del mundo se han sumado a la tendencia y han sacado al mercado modelos de calzado deportivo “tonificador”. Entre las promesas que se hacen se asegura que los glúteos trabajan un 28% más que si se usara una zapatilla normal y que los muslos y pantorrillas lo hacen en un 11% extra.

Las promesas han llamado la atención en países como Estados Unidos, Japón y Nueva Zelandia. En el primero, la Universidad de Wisconsin realizó un estudio que demostró que las características especiales de las zapatillas no son tales. Compararon a personas que caminaron durante cinco minutos a 3 km/h con zapatillas especiales de tres marcas y con otras normales. El resultado mostró que el ritmo cardíaco, el consumo de oxígeno y la utilización de músculos abdominales, cuádriceps, isquiotibiales y pantorrillas fue el mismo para todos.
Una pulsera que promete mejorar la vida

En Chile, la primera alerta acerca de las pulseras iónicas la dio el Sernac el año pasado. En noviembre denunció a la Justicia a Cencosud, Ripley y a Cruz Verde por “publicidad engañosa”, ya que no podían probar las promesas de “energía, resistencia, flexibilidad, equilibrio” que les atribuían a las pulseras que tenían a la venta. Pero el golpe final vino desde Australia, cuando Power Balance -una de las fabricantes más importantes- emitió un comunicado en el que reconocían que sus pulseras no tenían características especiales. “En nuestra publicidad señalamos que las pulseras Power Balance mejoran la fuerza, el equilibrio y la flexibilidad. Reconocemos que no hay evidencia científica creíble que lo respalde”, decía el comunicado, que también ofrecía disculpas y daba instrucciones para la devolución del dinero a quienes se sintieran estafados.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: