25 reglas de oro que debe seguir todo buen vendedor

29 10 2010

Con su característico estilo desenfadado, Tom Peters, el gurú del management, da una serie de consejos para ser un buen vendedor.

1. ¡Conocen su producto! Es obvio, pero no menos importante de señalar. Se debe ser endiabladamente inteligente sobre lo que se está vendiendo. El secreto para hacerlo va más allá de unas cuantas clases o leyendo uno que otro artículo. Se debe de buscar en Internet y otras fuentes externas para encontrar toda clase de comentarios periodísticos sobre el producto o servicio que su compañía está vendiendo. Responder quejas basadas en una mala crítica periodística del producto es crucial. También es una buena razón para empezar a desarrollar una red interna: conviértase en amigo del departamento de “desarrollo de productos”; aliéntelos a compartir con usted “la historia real detrás del producto”. El conocimiento directo del producto es un buen punto de partida, pero siempre hay que buscar más, mucho más. Aquel vendedor con mayor conocimiento de su producto es el que gana.

2. ¡Conocen a su compañía! Usted está vendiendo a su compañía de la misma manera en que está vendiendo su producto o servicio. Necesita entender sus procedimientos y finanzas. Lo que más necesita es construir una fabulosa red de contactos en todas las partes de la compañía, las cuales le enseñarán datos importantes y, además, actuarán como sus guardianes cuando se presenten problemas.

3. ¡Conocen a su cliente! Una vez más, debería buscar en todas las fuentes, incluyendo informes de analistas y gente que haya trabajado para la compañía del cliente. Llame a un viejo compañero del colegio que trabaje ahí. La meta: conocer el sabor y el tono de la “cultura corporativa” de la compañía-cliente. Conocer al cliente, obvio, implica conocer a los individuos con los que se va a tratar. Cualquier forma de consolidar una “red de conocimiento” vale la pena.

Lee el resto de esta entrada »





Llegamos a los 100000 visitas

25 10 2010

Pense q nunca llegaria





Mañana puede ser muy tarde

22 10 2010

Si estas enojado con alguien, y nadie hace nada por arreglar la situación…arréglala tu.
Tal vez hoy, esa persona todavía quiera ser tu amiga,
y si no la arreglas, tal vez mañana puede ser muy tarde.

Si estas enamorado de alguien, pero esa persona no
lo sabe…díselo.
Tal vez hoy, esa persona también este enamorada de ti
y si no lo dices hoy, tal vez mañana puede ser muy tarde.

Si te mueres con ganas por darle un beso a
alguien… dáselo.
Tal vez esa persona también quiere un beso tuyo, si no
se lo das hoy, tal vez mañana será muy tarde.

Si todavía amas a una persona que crees que te ha
olvidado… díselo.
Tal vez esa persona siempre te ha amado y si no se lo
dices hoy, tal vez mañana será muy tarde.

Si necesitas un abrazo de un amigo… Pídeselo.
Tal vez ellos lo necesitan más que tu, y si no se lo
pides hoy, mañana será muy tarde.

Si de verdad tienes amigos a los cuales
aprecias… díselo.
Tal vez también te aprecian, y si se van o se alejan,
tal vez mañana puede ser muy tarde.

Si quieres a tus papás, y nunca has tenido la
oportunidad de demostrarlo… hazlo.
Tal vez hoy, tienes ahí para demostrárselos, pero si
se van, tal vez mañana puede ser muy tarde.





Las 10 lecciones de liderazgo que dejó el rescate de los mineros

16 10 2010

Desde expertos en Recursos Humanos y docentes de management hasta los especialistas en comunicación, todos coindiden en que la experiencia chilena fue un caso de éxito en el manejo de una crisis. Qué claves revela.

El mundo está pendiente de uno de los rescates más difíciles, dramáticos y emotivos que se hayan vivido en los últimos tiempos.

Los 33 mineros chilenos atrapados a 700 metros de profundidad -y el equipo de rescate que trabaja desde la superficie- están protagonizando una gesta que, además de su valor humano, también hace un aporte sobre el liderazgo, el trabajo en equipo y la comunicación.

Es por eso que los expertos en management están entre los que más atención han puesto al seguimiento de este plan de salvataje: pocas cosas dejan tantas enseñanzas sobre la naturaleza humana y el comportamiento de los grupos como las situaciones extremas, esas que ponen en riesgo la propia vida.
1. Ante una crisis, lo mejor es asumir la situación en toda su gravedad, entender que el tiempo es un factor clave y cambiar todas las prioridades que hagan falta.
El primer y principal peligro que acompaña a los momentos inesperados y extremos es la tendencia a la parálisis. Es una reacción humana natural que puede ocurrir incluso cuando haya planes de contingencia previamente establecidos.
Por eso, todos los expertos apuntan a que si algo estuvo bien hecho tras el derrumbe de la mina fue la rápida aceptación del conflicto y el inmediato inicio del plan.
“Nunca hay que quedarse con los brazos cruzados. Hay que ir actuando, ir probando y aprendiendo de los resultados para seguir mejorando. Hay que ir ‘construyendo durante el vuelo’”, opina Andrea Grobocopatel, miembro del directorio de Los Grobo y responsable de Pyme y Empresas Familiares de la Escuela de Negocios de la UCA.

Y quien puede dar fe de que nadie se quedó de brazos cruzados en Chile es Hernán Goyanes, un consultor argentino de la firma Hermes que asesora a empresas chilenas y que, casualmente, conoció al actual ministro de Minería, Laurence Golborne, cuando todavía ocupaba su rol de ejecutivo.

“Se demostró la importancia de tener liderazgo y decisión en un momento límite. Para más tarde quedará la discusión sobre quién tuvo la culpa y cómo el país se recuperará en la faz minera. Pero, una vez ocurrido el derrumbe, no hubo dudas sobre cuál era la prioridad, y desde el Presidente para abajo, todos empezaron a trabajar en el tema”, afirma Goyanes.

El consultor destaca que en esa reacción los temas clave fueron:
•La ejecutividad: “No es momento de deliberación ni de formar comités, hay que actuar”.
•El profesionalismo: “Se elaboraron tres planes simultáneos y se buscaron a los mejores en cada área”.
•No escatimar recursos: “Se planteó el caso como una prioridad nacional. Nunca el rescate fue visto como un gasto, y se invirtió una suma millonaria en pos del objetivo”.
Lee el resto de esta entrada »





Sobre la suerte

5 10 2010

El psicólogo inglés Richard Wiseman realizó un estudio para probar si la suerte dependía de la casualidad o de la voluntad. Este estudio demostró, en primera instancia, que cuando las personas creen que tienen suerte, no necesariamente tienen habilidades psíquicas. Ambos grupos (el que consideraba que tenía suerte y aquel que asumía lo contrario) fallaron en una prueba al intentar predecir el número de la lotería, pero se llegó luego a las siguientes conclusiones sobre los que tienen buena suerte:

1. Crean un amplio círculo de amistades y relaciones. Al estar más conectadas socialmente, reciben más oportunidades, sonríen más frecuentemente y tienen un mejor contacto visual.

2. Tienen una actitud más relajada hacia la vida. Al tener esta actitud, poseen la capacidad de detectar oportunidades.

3. Toman decisiones confiando en su intuición. En el estudio realizado, el 90% de aquellas personas que consideraban que tenían suerte, indicó que confiaban en su intuición versus el 20% de las personas que no se sentían con suerte.

4. Esperan que su buena suerte continúe en el futuro, creando una profecía que se cumple a sí misma. Como sienten que tendrán buena fortuna en lo que hacen, tienen una actitud más positiva, toman más riesgos y aprovechan más las oportunidades.

5. Interpretan los eventos negativos en sus vidas como pasajeros y como una oportunidad para aprender, siempre rescatan el lado positivo de las cosas.

En una investigación se colocó una escalera en una calle, el 70% de las personas decidió esquivarla. Muchos piensan que la suerte es externa y no depende de nosotros. Sin embargo, las investigaciones demuestran que nosotros creamos nuestra suerte.