Los retos del 2010

25 12 2009

El 2010 es, para efectos prácticos, el último año efectivo de gobierno del presidente García. En el siguiente, toda la atención estará puesta en las elecciones nacionales y quién será su sucesor. Si él continúa con la visión de volver a ser elegido en el 2016, tendrá que lograr una mejora sustantiva en su imagen antes de que finalice el año. Frente a esta situación, tiene que reflexionar cuál es el legado final que su administración actual dejará al país.

Indudablemente que el manejo macroecoómico con su crecimiento y efecto en la reducción de la pobreza y aumento en las expectativas de desarrollo individual es algo muy positivo. Es condición necesaria, pero claramente no suficiente, como lo demuestran las encuestas. Hay errores que ya no se pueden superar. Uno es la falta de lograr una administración pública efectiva. Aunque se han tomado algunas medidas para fortalecer la gestión en algunos centros de decisión en el Ejecutivo, todavía queda mucho que hacer en este campo.

La temprana eliminación del Consejo Nacional de la Descentralización fue un segundo error que ya no se puede corregir. El resultado ha sido una interacción más bien conflictiva con los gobiernos regionales y locales, en lugar de un esfuerzo concertado de empujar proyectos y programas de alcance nacional, especialmente en la inversión pública.

El vacío más grande se observa en una política efectiva de generación de empleo. Lo que se ha logrado -el impulso de los agronegocios y la construcción de viviendas, y el crecimiento de la mypes-es más un reflejo de la gestión privada que del sector público, a pesar del impulso a los programas públicos de construcción de vivienda. El Ministerio de Trabajo y Empleo ha actuado sobre lo primero, pero nunca sobre lo segundo. Las reglas de mercado laboral siguen desordenadas y llevan a la evasión en el cumplimiento de un trato equitativo a los trabajadores, al mismo tiempo que desmotivan la formalización. El Consejo Nacional de la Competitividad casi ha desaparecido y a pesar de que se trabaja en reducir trámites, en los campos de preparación laboral para el mercado, en la promoción de la innovación y desarrollo tecnológico y en la inversión en infraestructura de vinculación de mercados, especialmente internos, queda mucho por hacer. Con cadenas productivas se han trabajado algo, pero tampoco se han logrado los avances que se podrían haber dado.

Dos temas más tienen señal negativa. La falta de claridad en la reforma educativa, a pesar de existir la propuesta del Plan Educativo Nacional, y el crecimiento de la inseguridad ciudadana, producto de la falta de una política coherente y consistente desde el Ministerio del Interior. Contribuye a ello, el tema del creciente impacto interno del narcotráfico.

La agenda del 2010 se deduce de estos puntos. Esperemos que algo se logre concretar en los doce meses de ese año. Dicho sea de paso, estos temas también serán claves, por lo menos eso se espera en el debate político que se avecina. Ojalá que los partidos y los programas de gobierno de sus candidatos presenten propuestas concretas sobre estos y otros temas, y no posturas populistas sin contenido ni acciones claramente definidas.

Por: Claudio Herzka

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: