El Verdadero Fracaso

22 09 2009

“La vida es aquello que sucede mientras planeamos el futuro” decía John Lennon. De una u otra manera todos planificamos nuestras vidas, planificamos hacer una carrera, formar una familia, tener nuestro propio negocio o ganar millones. Pero la vida de cualquier persona siempre trae golpes. No podemos terminar la carrera cuando planeamos, no formamos una familia en los tiempos previstos, o tenemos intentos empresariales que no son sustentables.
Todos esos malos momentos si los sabemos asumir, hacen crecer nuestra madurez. Es clave saber aprovechar esos golpes, porque el simple transcurso de los años no aporta, por sí solo, madurez a una persona.
Debemos aprender a tener paciencia. A vivir sabiendo que todo éxito es fruto de un esfuerzo constante, que siempre cuesta y necesita tiempo. La paciencia nos otorga una serenidad interior, nos fortalece, nos permite ver la realidad con una visión de futuro, sin quedarnos en los momentos inmediatos, mantiene viva la esperanza y la alegría en medio de las dificultades.
Cuando las cosas han pasado y ya no se puede dar marcha atrás, nos torturamos con preguntas sin respuesta, imaginamos que pasaba si hacíamos otra cosa, todo es inútil y doloroso. Retroceder en el tiempo es imposible, lamentarse no soluciona nada, es el sentimiento lo único que podemos cambiar, y si lo hacemos las cosas se verán con otra perspectiva.
Si no tenemos esto presente y en vez de razonar y actuar con madurez, uno se deja llevar por los impulsos o los pensamientos negativos, podemos pasar de sentir un fracaso a sentirnos unos fracasados.
Lo principal es comprender que en la vida siempre habrá cosas que no salen como queremos, pero que en ningún momento podemos permitir que condicione al resto de nuestra vida. Por muy duro que sea el fracaso, hay que seguir siempre adelante, con optimismo y aceptarlo como lo que es, una experiencia más.
Nadie puede decir que no fracasa nunca, el fracaso es algo que propio del ser humano, y lo normal es que cometamos errores y fracasemos con frecuencia. Por eso, se dice que los que triunfan en la vida no son los que nunca fracasan, sino los que han aprendido a superar esos pequeños y constantes fracasos que van surgiendo. Los que fracasan en la vida son aquellos que con cada fracaso, en vez de sacar experiencia, se hunden más.
Hay personas que sólo quieren aceptar la parte fácil de la vida. Quieren el fin, pero no los medios, quieren graduarse sin ir a clases, batir un récord sin entrenamiento agotador, ganar mucha plata sin sacrificarse, y eso no es enfrentar la realidad de la vida. Si se rechaza el trabajo y el esfuerzo, se rechaza el fin.
La complejidad de la vida nos va trastocando los planes, pero al mismo tiempo nos brinda la oportunidad de superarnos, de madurar, de sacar lo mejor de nosotros mismos, y comprobar que el verdadero fracaso no es equivocarse, es dejar de hacer las cosas por miedo a fracasar.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: